Entradas más populares de la semana

Buscar

Madrugadas

Madrugadas

Por el 13 de abril de 2020 en Apuntes con No comentarios

Madrugadas largas, a caballo entre el sueño y el insomnio, el querer y el no poder, el antes y el ahora.

Imágenes atrevidas, de una vida que de momento ni siquiera sabemos si volverá;  gente, risas, maneras y ganas, todo ello, se quedó colgado en algún lugar con la esperanza de que volvamos a recogerlo.

Madrugadas de sueño que pasan de largo, cargadas de imágenes, voces ,recuerdos y miedo; si, miedo a no volver a lo de antes, y vivir inmovilizados por un temor sin control, manejado solamente por la incertidumbre.

En esas horas de errar por los mundos perdidos de la noche, se ven caminos cuajados de hierba, fuentes en las que nadie bebe, aire limpio y bancos vacíos.

Son minutos u horas que se nos hacen interminables, en los que vagamos perdidos en busca de un  sueño reparador que no llega, acosado por esa forma de vida que irrumpió con fuerza en nuestra rutina diaria, provocándonos  sentimientos contradictorios que a veces nos hace sumisos, y otras contestatarios.

¡Ninguno estábamos preparado para algo así!

Madrugadas en las que el mañana duerme, mientras que el presente prefiere tener los ojos muy abiertos, en alerta por lo que ha de venir.

Nunca el silencio se sintió tan amordazado ni enmudecida la vida; el sol se pregunta donde estamos, y la luna llora porque no nos ve.

En estas madrugadas, en ocasiones tan distintas, hay quien sigiloso se asoma a la ventana para saludar a las estrellas, y pedirles que no se apaguen, que todo esto pasará, y volveremos.

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir