Buscar

Vacaciones en Sicilia

Vacaciones en Sicilia

Por el 5 de septiembre de 2017 en Lugares con No comentarios

Vacaciones en Sicilia.

Atrás quedaron los madrugones, y ese sol implacable que quiso acompañarnos desde las primeras horas del día. Todos los días sin excepción.

Sicilia, una isla grande, de regiones cargadas de historia, marcada por las huellas de decenas de pueblos que pasaron por ella, dejando la marca de la destrucción pero también de su cultura y de sus creencias.

Valle de los Templos, Agrigento

La Sicilia que yo he conocido está abierta al mundo, dispuesta a recibir a todos aquellos que quieran visitarla, ofreciendo sus monumentos, sus iglesias y sus piedras. ¡Muchas piedras!

Grandes columnas, colosales templos y teatros inmensos nos transportan a un mundo lejano de desigualdad extrema entre los hombres; unos pocos mandaban y todos los demás eran solo bestias de carga, pero gracias a unos y a otros, hoy, podemos admirar verdaderos tesoros extendidos por toda la geografía de la isla.

Obras de arte mezcladas con ciudades un tanto caóticas, desordenadas y no demasiado limpias, que nos recuerdan a la España que teníamos hace unas cuantas  décadas.

Vista de la bahía de Erice

Nuestro viaje nos llevó por las calles de la ciudad de Erice, un enclave espectacular desde el que se divisa su preciosa bahía. Llegamos a ella después de una impresionante subida por una carretera de marcadas curvas, en la que el verdadero héroe fue el conductor del autobús por su gran habilidad con el volante.

En Cefalú la historia nos dio un respiro, y el trajín diario del turista dejó paso por unas horas a la tranquilidad de una bonita ciudad en la que pudimos saborear el placer de las vacaciones, paseando, comprando recuerdos y contemplando pintorescos rincones con tranquilidad, y sin prisa.

Por la tarde visitamos Taormina, un lugar alegre y bullicioso donde los turistas son los reyes, y el gran protagonista su teatro griego, desde el cual las vistas del mar Jónico son impresionantes.

¡Increíble la situación del teatro!

En Palermo y Siracusa pudimos conocer dos grandes ciudades representativas de lo que Sicilia fue un día, y de lo que podría llegar a ser si decidiera no estancarse en el pasado y avanzar hacia el futuro.

Catedral

En cada uno de sus rincones nos encontramos verdaderas joyas de la arquitectura barroca, sobre todo.

Sin olvidar, los impresionantes templos griegos ubicados en el Valle de los Templos o los kilómetros de mosaicos que sorprendentemente  se han conservado después de tantos siglos en la Villa de Casale.

Mosáico de Villa Casale

El estrecho de Mesina, de tan solo tres kilómetros de anchura y que separa a Sicilia de Italia nos regaló imágenes preciosas de ese mar azul, que junto al volcán Etna, es el gran protagonista de esta región italiana.

El Etna, nuestra montaña, como así la llaman los sicilianos, se ha convertido en el transcurso de los siglos en el guardián de la isla, un centinela celoso de la tierra que preside, siempre expectante, indicando con su constante humareda a todos los sicilianos que está vivo y que en cualquier momento puede rugir.

Un viaje inolvidable, como inolvidables serán esos compañeros con los que compartimos tantos y tan buenos momentos.

 

Share on Facebook14Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir