Buscar

Una mañana estupenda

Una mañana estupenda

Por el 18 de septiembre de 2017 en Apuntes con 2 Comentarios

Una mañana estupenda.  A lo lejos, un día más, oigo desperezarse a la vida.

Sirenas que anuncian alguna cosa, vehículos que se mueven, lejanas voces de niños que se preparan para empezar una nueva jornada, algún animalillo que comienza la aventura de vivir, y todo ello, mezclado con la luz brillante y el ambiente limpio y transparente que nos regala un día cualquiera de este mes de septiembre.

Me gusta saborear estos momentos con una taza de café, y con ese silencio breve que solo las mañanas son capaces de ofrecerme.

Me coloco ante el ordenador, echo un vistazo a las visitas de mi blog, están bien, son regulares y constantes, no me quejo. Doy una vueltecita por facebook  y me encuentro que a  “Mi niña preciosa”  la quiere mucha gente, que todo el mundo la ve guapísima, aunque por supuesto, nadie tanto como yo.

Mientras me recreo en todos estos detalles que la mañana me ofrece, siento que algo me roza los pies, algo que corre veloz y luego vuelve de igual manera, es mi gato, Yuri, que en un subidón matinal de adrenalina le falta espacio para correr.

Se le  ve feliz, creo que es feliz.

Una mañana de septiembre

 

Lúa, mi gatita, brilla por su ausencia, ella no olvida que es callejera, y aunque sabe que aquí tiene su casa, pasa horas enteras agazapada en algún lugar secreto donde es difícil encontrarla, y desde donde ella, como la reina que es, vigila cualquier cosa que se mueva.

El verano se nos escapa, al igual que se les escapó a aquellos turistas ambiciosos de sol, y ansiosos de sal y arena que ya hicieron las maletas, llenándolas de los recuerdos vividos y de la ilusión por las próximas vacaciones.  Mientras tanto, ahora toca regresar a la rutina ácida de la vida diaria.

Falta poco para que el otoño nos llame a la puerta cargado de días serenos, sol esquivo y árboles desnudos, y quizá también, de nuevos proyectos y sueños renovados.

Hoy es un día más que agradecerle a la vida, a la que siempre que sea posible, hay que saludar con una sonrisa.

 

 

Share on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on Twitter

2 Comentarios

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Marina dice:

    Porque cada nuevo día es un regalo muy preciado por el que hay que dar gracias. Un hermoso relato Pilar. Besos y abrazos querida amiga.

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir