Contactar

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Entradas más populares de la semana

Buscar

Seis años de cárcel por 79,20 euros

Seis años de cárcel por 79,20 euros

Por el 7 de junio de 2016 en Apuntes con 1 Comentario

Seis años de cárcel por 79,20 euros. Si, sí, habéis leído bien, ese es el tiempo que Alejandro Fernández deberá de estar en prisión si nadie lo remedia, a partir de ya mismo.

Allá por 2010, cuando contaba con 18 años pagó esos 79,20 euros con una tarjeta falsificada, hoy, aún habiendo logrado ser un joven que se gana la vida honradamente, deberá entrar en prisión para quedar en paz con la sociedad.

Robar es robar siempre, pero la ley, ha de se justa, en esa balanza que la representa hay que ir colocando pesas hasta lograr el equilibrio, no valiendo las mismas para todas las personas ni para todas las circunstancias.

No justifico ni disculpo que alguien use una tarjeta que no es suya, claro que no, podría pasarme a mí, y no me gustaría, pero castigar por una mala conducta de hace diez años, y romper una vida cuando las culpas e incluso las responsabilidades quedaron lejos, me parece un tanto irrazonablemente legal e injusto.

La pena a un delito ha de estar lo más cercana posible en el tiempo, porque si no deja de tener sentido, incluso pierde su carácter de justicia y la capacidad de reinserción, como es el caso de Alejandro, que después de tantos años y de crearse una vida, es ella la que lo ha reinsertado. Cuesta imaginar que en nombre de la  ley una sentencia puede deshacer lo que seguramente no fue nada fácil de conseguir.

No puedo remediar verlo injusto, como no puedo evitar pensar, que si la justicia fuera equitativa y proporcionada, los corruptos no podrían salir de la cárcel nunca más, y sin embargo ahí está por poner un ejemplo Jaume Matas, que a pesar de ser considerado un corrupto el juez tuvo a bien ponerle una pena de tan solo nueve meses, pena que no ha llegado a cumplir por haberle sido impuesto el tercer grado.

Una paradoja que nos lleva a creer una vez más que la justicia no es igual para todos, ya que a menudo se coloca al lado de lo fuertes, ricos y poderosos y para muestra un botón. ¡Pero hay muchas!

Share on Facebook0Share on Google+9Tweet about this on Twitter

1 comentario

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. La justicia es lo que los jueces DICEN que es y los jueces son endemoniadamente humanos así que justicia, ya lo dije, tan sólo “de arriba”, del cielo, del universo, de Dios…..

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir