Contactar

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Buscar

Nueve meses y nueve lunas…

Nueve meses y nueve lunas…

Por el 4 de mayo de 2017 en Apuntes con No comentarios

Nueve meses y nueve lunas viviste dentro de mí.

Nueve meses y nueve lunas tu corazón yo sentí.

Nueve meses y nueve lunas fuiste solo para mí.

 

Me siento extraña, cada mañana mi cuerpo lucha por acostumbrarse a la nueva situación; el visitante, ese intruso con el que mezclé mi sangre se hace fuerte, y a codazos se va abriendo hueco hasta acomodarse dentro de mí.

A diario, el espejo implacable dibuja mi perfil que inexorablemente se vuelve redondo y abultado, pero lo cierto es que nunca me imaginé que no me importaría.

Mi piel está cada vez más estirada, según pasan las horas se vuelve un poco mas fina y transparente, y mi ombligo, al que no le queda hueco, a fuerzas de empujones termina por rendirse, convirtiéndose así en un botón enorme, la señal inequívoca de que el pequeño intruso se está haciendo dueño de mi tripa.

Pero todo camino tiene un final, y en este caso, el final es el comienzo de una gran aventura que empieza cuando el visitante deja de serlo para transformarse en parte de mi vida, o podríamos decir para convertirse en mi vida.

Por siempre y para siempre me robará las noches y los amaneceres, se adueñará de mis desvelos, de mis preocupaciones y también de mi felicidad, porque solamente con una sonrisa suya bastará para que mi mundo se ilumine y todo mereciera la pena.

En lo que quizá nunca me paré a pensar es que esa aventura que empezaba era una aventura sin fin, atemporal, sin edad, sin noches y sin días; porque curiosamente aunque el intruso no me pertenecía, ya que era y es hijo de la vida, como dice el poema, hoy, después de los años me sigo preguntando por qué se quiere tanto, como si fuera un trozo de mí misma.

¿Será quizá, porque verdaderamente es un trozo de mí, y porque esa vida a la que pertenece se la dí yo?  Creo que podría ser un argumento válido.

 

 

Share on Facebook24Share on Google+4Tweet about this on Twitter

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir