Contactar

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Entradas más populares de la semana

Buscar

Las apariencias

Las apariencias

Por el 9 de febrero de 2017 en Apuntes con 2 Comentarios

Las apariencias nos hacen falsos, nos empujan a fingir y a ser lo que no somos.

Aparentar que sonríes, que te gusta el camino que elegiste, cuando solo sueñas con viajar a aquella estrella.

Apariencias que te obligan a seguir aparentando, te limitan, te coaccionan y te roban libertad, hundiéndote un poco más en el pozo de la mentira.

Las apariencias  nos arrastran a ponernos un disfraz, de manera que un día dejaremos de saber quiénes somos, lo que fuimos y sobre todo se nos olvidará quiénes queríamos ser y a dónde queríamos llegar; descubriremos que habremos extraviado nuestra esencia, nuestro yo mas profundo y sincero.

Fingir lágrimas que no lo son, silencios que gritan fuerte, y un gran esfuerzo de quietud por fijar nuestros zapatos al suelo, en los que unos pies cobardes anhelan echar a correr, pero no se atreven.  “Porque tienen que guardar las apariencias”

A menudo, aparentar nos obliga a no ser, a hacer creer, y a dejar que los demás piensen lo que no es; a decir si, cuando es no, y a esforzarnos para disimular la pereza que nos ocasiona escuchar las muchas palabras necias de la gente que solo habla por hablar, pero que nada dicen.

Aparentar a diario que nos gusta el suelo que pisamos, la existencia que llevamos y el absurdo paisaje que decora nuestro alrededor, cuando lo que de verdad desearíamos sería enredarnos en una nube de colores, y así, cambiar los grises por verdes, los recuerdos por realidades, y de poder ser, huir a lugares donde disimular no fuera importante.

Apariencias que nos empujan a ocultar que no es fácil caminar con un chino en el zapato, mirar para otro lado para acallar bocas, disimular gestos y amordazar verdades.

Las apariencias engañan, de ahí que nunca debamos fiarnos de ellas.

 

 

Share on Facebook0Share on Google+3Tweet about this on Twitter

2 Comentarios

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Genial, Pilar. “Nada es lo que parece” o “por afuera todo es pan dulce y por fuera galleta dura”. Soy de las que siempre ha tratado de ser lo más parecida a lo que siento y creo que soy pero… no se lo aconsejo a nadie porque pocos saben soportar el peso del “qué dirán” y cómo te lo hacen saber (tantas veces sin decírtelo) como para que no te puedas defender.
    Muy buen post, querida amiga y lo comparto con mucho gusto.

    • Si quieres que te diga la verdad,el qué dirán aquellos que no me importan me da exactamente igual, pero si es cierto que lo que piensen y sientan la gente a la que quiere si influye para todo.
      Ahora que ya vamos siendo mayores, me encanta pasarme por el forro de la chaqueta lo que otros piensen u opinen, aunque no siempre se puede, claro.
      Un abrazo fuerte.

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir