Entradas más populares de la semana

Buscar

La maleta

La maleta

Por el 15 de junio de 2017 en Apuntes con No comentarios

La maleta, aquella que una vez fue nueva, de asa brillante, cierre seguro y lustre en su piel, era hoy solo un tiesto de esos que un día perdieron su sitio, e inexplicablemente se encontraron abandonados en cualquier rincón.

Hoy , la maleta vieja de asa gastada, con una llave que apenas responde y de piel ajada por el paso del tiempo, es solo un estorbo cuya única misión es entorpecer, pero aunque lleva años sin ser abierta, el olvido ha querido darle una tregua, y por unos minutos le dejará paso a los recuerdos.

Pasó frente a ella, y sin pensar, la cogió con cuidado.

La vida le regalaba tiempo, ese que tantas veces le faltó. La colocó encima de la pequeña cama y solo con un leve roce, su cerradura saltó, parecía tener prisa por mostrar todo lo que escondía.

Por unos segundos fue su mirada la que ávida de curiosidad y sorpresa recorrió su superficie, lo hizo sin prisa pero sin pausa, y así fue encontrándose con sus últimos recuerdos, y con sus fracasos y desilusiones más recientes, esos que aún dolían.

Estaba decidida a seguir rebuscando entre esa vorágine que era su vida, ya no quería ni podía parar.

Unas entradas para algún sitio, una servilleta de papel y una postal la transportaron a aquel avión, desde el cual, pudo sentirse más importante que las nubes, allí descubrió que nada es lo que parece y que por muy geniales que parezcan vistas desde abajo, la realidad es que son solo humo destinadas a desaparecer.

Cerca dormitaban la ilusión y los sueños, aquellos que durante muchos amaneceres la empujaron a vivir, y con ellos, bien cerquita descansaban sin remordimientos aquellas lágrimas vertidas por aquel triste adiós, ya que sabía que jamás volverían a encontrarse.

En uno de los rincones, junto a un puñado de momentos, habitaban miles de palabras olvidadas, pero todas guardadas como un exquisito perfume, ya que su recuerdo habían dejado dentro de su alma sabor a lirios y a rosas.

Tal como cogía los recuerdos, los volvía a colocar con esmero infinito en el mismo lugar donde los encontró.

Dobladitos, como si el tiempo no hubiera pasado tropezó con un par de besos, de esos inolvidables, apasionados y con sabor a juventud, allí estaban, guardados como un tesoro que sin esperarlo removieron algo dentro de su alma.

La curiosidad comenzaba a hacer su trabajo, empujándola a buscar impaciente cualquier detalle que la transportara a lugares olvidados.

Así fue como la sobresaltó un olor fresco y familiar que la empujó suavemente a algún lugar de la infancia, luego, una foto en blanco y negro de alguien que se fue, un papel amarillento con frases ininteligibles, y una caja, una preciosa caja con dos rosas que brillaban como haciéndole un guiño a la vida.

La cogió entre sus manos y acarició sus suaves líneas, a penas podía imaginar qué cosas podrían encontrarse en su interior; sorprendida encontró una rosa seca, un corazón de nácar, por el que no parecía haber pasado el tiempo, un anillo de cristal y algo escrito que leyó con esfuerzo, resultando ser la letra de una antigua canción.

Pensó que era paradójico los muchos recuerdos que pueden coleccionarse a los largo de los años, aunque por otro lado era curioso como casi una vida podía caber en una maleta.

Con cuidado volvió a cerrarla, y con esmero la colocó en el lugar en el que la encontró, pidiéndole a la vida poder seguir atesorando recuerdos, aunque algunos puedan doler. Pero eso era la vida, una maleta, que aunque envejezca, guardará siempre un gran tesoro en su interior.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir