Buscar

La juventud

La juventud

Por el 17 de abril de 2015 en Apuntes con No comentarios

Soy la juventud, la más deseada, por mi suspiran los mayores, y en cambio, poco me valoran los jóvenes; quizá no son conscientes de lo efímera que soy.

Reboso vitalidad, fuerzas, ganas y proyectos, hormonas revueltas y deseos insatisfechos; ímpetu, temeridad, pasión y ensueño; apenas tengo oídos ni ganas de escuchar, casi no pienso…

Vivo a empujones por las olas que alborotadas mecen mis días, respiro a diario todo el aire que a borbotones entra por mi garganta, y existo porque para eso nací.

No pregunto ni espero respuestas, lloro y río sin apenas saber el por qué, brinco temprano cuando el amanecer abre su ventana y duermo tarde, aunque el sol me mande a acostar.

Agolpo tu sangre haciéndola brotar, permitiéndole correr en busca de tu corazón, dejándola regar tu piel, tu tejido terso y tus poros abiertos por la necesidad.

Sí, yo provoco necesidad en ti, avivando tus anhelos y desordenando tus deseos; porque soy atrevida y atrevida te quiero, soy temeraria y sin miedos quiero verte; porque ya habrá otro tiempo en el que te falte mi fuerza, y eches de menos mis ansias y mi empeño.

A partir de ahí siempre suspiraras por mí, por lo que te enseñé, por todo lo que aprendiste a mi lado y por lo que te hice soñar; ya, que desde el instante en que me marche, las cosas que aprendas serán otras y los sueños nada tendrán que ver.

Tú comenzarás a ser una persona distinta, te harás adulta y empezarás a añorarme por siempre, porque no volveré, la juventud nunca regresa.

Share on Facebook9Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir