Buscar

La ablación, mutilación de mujeres

La ablación, mutilación de mujeres

Por el 19 de marzo de 2015 en Apuntes con 6 Comentarios

La ablación es una mutilación a la mujeres en toda regla, de ahí que viendo imágenes y escuchando testimonios me recorriera de los pies a la cabeza un inmenso escalofrío, una ola de dolor por ellas y un suspiro de alivio por no haber tenido la mala suerte de haber nacido entre costumbres ancestrales y atavismos sin sentido.

Todo eso pude sentir al oír a dos mujeres narrar sus ablaciones, con sus voces entrecortadas por las lágrimas y el corazón encogido por el recuerdo, relataron como sus genitales fueron acuchillados.

Cada una de ellas, de edades diferentes y con un presente distinto, dejaban entrever el sabor amargo, el dolor de la experiencia y la frustración inmensa que las acompañará siempre.

Imaginarlas pequeñas y desvalidas, con sus piernecitas abiertas como alas desplegadas, sin saber que jamas podrían volar en nombre de no se sabe que creencias, religión o costumbre y que con el fin de iniciarlas en no se sabe que materia, le arrancaron de cuajo cada pétalo de su flor más preciada, a la que nunca llegarían a conocer, dejando así, sus vidas mutiladas en lo más íntimo  de su ser, convirtiéndolas de esa manera en muñecas rotas, utilizadas y usadas.

Jamás serán partícipes en sentir, a sus cuerpos cercenados y almas torturadas no les quedará más que llorar por aquello que le quitaron a traición, tratándolas  como si de animales se trataran, extirpándoles de cuajo la dignidad como persona y el orgullo de ser mujer.

Y como agravante tenemos, que no fueron  hombres los que llevaron a cabo tal aberración, si no las mujeres de la familia, aquellas que una vez sintieron en sus propios genitales la cuchilla que sesgaría esa parte tan importante de sus cuerpos, a cambio de asegurar su virginidad y el honor de la familia: cosiéndolas con espinas, para así garantizar que jamás en sus vidas sentirían placer alguno.

Mujeres que no entienden de derechos, de autoestima y ni siquiera de amor propio; ellas solo oyeron hablar de obligaciones y de respeto hacia esos hombres que las sacrifican y las maltratan, utilizándolas de mano ejecutora.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

6 Comentarios

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Ramsés dice:

    Y aunque esto es mas antiguo que el Islam, pues ya lo practicaban desde tiempo inmemorial distintas tribus africanas (desconozco si en otros continentes), el Islam se ha encargado de extenderlo adoptandolo.

    Por lo que la expansión islámica por el mundo es una traba mas y demuestra que hablar de “multiculturalismo” catalogando como “culturas”, la islámica y la de todas estas tribus que tienen ese legado, es una absoluta mamarrachada.

    Ni “son sus costumbres y hay que respetarlas” ni narices, contra eso solo vale la mano dura.

    Pero … dura … dura, muy dura, sin contemplaciones.

    #StopIslam

  2. Julia C. dice:

    Un texto escalofriante por su contenido y por todo lo que me trae a la memoria acerca de lo que he leído del tema. Ya lo has dicho tú todo y lo has dicho muy bien, Pilar. A mí solo me queda sumarme a esa indignación y a esa pena. Ojalá que alguna vez esa palabra quede borrada por completo del vocabulauio de ninguna mujer.

    Un abrazo!!

  3. Maryflor CG dice:

    Qué horror!!
    Gracias Pilar por recordarnos estas aberraciones que desgraciadamente aún existen.
    Un saludo.

Responde a Pilar Serrano Cancela el comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir