Buscar

Guerra civil

Guerra civil

Por el 4 de octubre de 2017 en Apuntes con 2 Comentarios

Guerra civil, a ella se puede llegar si esto no se para, que alguien haga algo por favor.

Leo títulos de artículos, releo las mismas noticias en los diferentes periódicos para comparar, veo fotos, y sigo y sigo buscando una frase de esperanza para tanta irresponsabilidad, pero no la encuentro.

En algún momento creo estar soñando, o lo que es peor teniendo una pesadilla, y espero despertar, respirar hondo y poder contarla, y así el miedo pueda desaparecer.

Pero no, no es un mal sueño, es cierto, el rumbo de mi vida, de nuestras vidas se tuerce, y no somos nosotros los responsables, estamos en manos de unos locos desaprensivos que lograron convencer con infamias y mentiras a un puñado de gente a la que convirtieron en borregos, que persiguen una quimera de la que han hecho su fin, y no les importa los medios con tal de conseguirla.

Pero el fin no siempre justifica los medios, y acabar con la paz de España es injustificable, y sino que se lo pregunten a aquellos mayores que tienen en sus recuerdos y en sus corazones tres años de una guerra civil despiadada y cruel, que llevó a España al abismo.

Políticos irresponsables, mala gente, que no quieren reconocer lo logrado en estos cuarenta años, un país que a pesar de los defectos, que son muchos, logró superar mil obstáculos y logró convivir en paz. Puñado de insensatos al servicio de sus egos, que han arrastrado a dos millones y pico de ciudadanos con promesas absurdas y falsas. Embustes, basados sobre un odio irracional contra España.

¡Guerra civil! Qué horror a todos nos tiembla la voz al pronunciar esas palabras, cómo es posible que nadie use la razón para parar esto.

España es un país civilizado donde los haya, una tierra de libertades y de gente pacífica, a veces, incluso podemos parecer demasiado pacífica, pero para nosotros lo más importante, lo necesario e imprescindible es la paz.

En cuarenta años hemos superado cientos de retos, hemos tenido políticos buenos, menos buenos y malos, pero la ciudadanía nunca perdió el norte, porque el norte de los españoles fue siempre vivir en concordia y serenidad.

Siempre creí que remover el pasado de la guerra no llevaba a ningún sitio, y ahora no solo lo pienso, sino que aprendí que su recuerdo solo levanta odio y desprecio.

¡Ya está bien!

No quedamos casi nadie de aquella contienda, hagamos un hueco al olvido y al perdón y reconozcamos lo que tenemos, no caigamos en la torpeza de echarlo de menos cuando lo hayamos perdido.

No hay ninguna idea, que merezca la pena despertar al monstruo grande y despiadado de una guerra.

Recapacitemos, como casi siempre pasa estas premisas, creencias e ideologías son de unos pocos que para llevarlas a cabo necesitan de la manada, una manada que dejará de serlo cuando comience a pensar por ella misma.

Políticos imprudentes y orgullosos que solo se miran su ombligo, radicales sin conciencia que cuando nos descuidemos habrán tirado la piedra y escondido la mano, dejando a la intemperie a esa gente ilusa que corrió tras ellos en busca de una utopía, sin que nadie les avisara que tal conducta podría tener graves consecuencias.

 

Share on Facebook7Share on Google+0Tweet about this on Twitter

2 Comentarios

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. La historia se repite, desgraciadamente. Parece mentira que todavía existan personas que solo encuentren en el fascismo nacionalista, todo nacionalismo lo es porque parte de considerar la nacionalidad como un valor de la persona, la única vía para liberar sus frustraciones y sus odios. Soy catalán, o quizá ya no porque no comulgo con el Dogma. Te aseguro que oyes hablar a quien ya tiene ese virus en el cuerpo y te quedas perplejo y si los oyes en grupo, tremendo. Afortunadamente, creo que cuando la purria que nos gobierna se relaje o se vaya, las cosas volverán a la normalidad. Porque desde luego lo que vivimos hoy en Catalunya solo tiene un responsable, los irresponsables inquilinos de la Generalitat. Saludos

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir