Entradas más populares de la semana

Buscar

Elegía a un amor sin fin

Elegía a un amor sin fin

Por el 14 de octubre de 2015 en Apuntes con No comentarios

Ese amor hizo temblar el suelo que pisaba, lo empujó, lo arrastró y lo llevó por caminos desconocidos, en pocas noches y en escasas mañanas se sintió perdido en una gran encrucijada.

Ni con ella ni sin ella, su alma soliviantada vivía en un eterno vaivén y en un remolino de desconcierto de querer y no querer, de olvidar y no poder.

Ese amor le removió las tripas y le agrió el sabor, pero también fue el mejor de los néctares que nunca había probado.

Maldijo  sus labios, odió su piel y renunció a toda ella, pero jamás dejó de amarla.

A menudo lloró de rabia, dejándose arrastrar por los nudos que apretaban su estómago cuando su recuerdo traicionero le arañaba hasta arrancarle alguna lágrima; en ocasiones, se sentía tan solo que correría caminos enteros sin mirar atrás, queriendo encontrar alguno de esos sueños que nunca habrán de volver.

Triste y extraña es la sensación provocada por aquello que acaba inexorablemente por más que lo intentes evitar, pero mucho peor la marca dejada por la huella del esfuerzo infinito, para hacer acabar eso que nunca tendrá fin.

 

Share on Facebook0Share on Google+102Tweet about this on Twitter

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir