Entradas más populares de la semana

Buscar

El olvido

El olvido

Por el 5 de octubre de 2015 en Apuntes con 2 Comentarios

Hoy ha decidido invocar al olvido, y si fuera necesario mendigar su presencia, porque se siente demasiado cansado de intentar cada día borrar su voz sin conseguirlo, y su imagen sin lograrlo.

A  menudo, se aferra con fuerza a sonrisas diarias que le alivien las heridas, y a bálsamos milagrosos que le curen el mal, pero cuando cree que el olvido hizo su trabajo, vuelve el recuerdo, y el olvido se va.

Quisiera que su mente arrumbara al rincón más lejano su nombre y su rostro, ese que altera sus horas convirtiéndolas en eternas sombras, que la noche no se atreve a disipar.

Clama al sol cada mañana, para que el rocío arrastre los recuerdos y el olvido se talle en su piel; y de esa forma, al atardecer, cuando la fina línea cruce el cielo y tape al sol, quizá entonces, el olvido se instale en su alma…quizá, entonces pueda ser libre.

Porque olvidar a veces es un regalo, otras una quimera y a menudo, un deseo que no se cumple.

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

2 Comentarios

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. María dice:

    El olvido puede ser muy buscado. Pero a veces solo el tiempo cura lo que el olvido no deja.
    Genial.
    Un besillo.

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir