Buscar

El levante

El levante

Por el 30 de marzo de 2019 en Apuntes con No comentarios

El levante sopla con fuerza, yo diría que con saña, no importa que cerremos las ventanas, el silbido se hace un hueco por cada rendija, recordándonos que  hoy, igual que ayer y que mañana, será el protagonista de nuestra rutina diaria.

Los árboles se rinden a su fuerza dejándose llevar como un muñeco de trapo, que ante este viento furioso pierde su dignidad, agachando sus ramas y humillados como si tuvieran que avergonzarse de su esbeltez; porque si alguna fueron soberbios, el levante en estos días les está dando una buena lección de humildad.

Muchos de aquellos que me leáis podréis pensar que mi descripción es exagerada, pues no, no dudéis de lo que os cuento.

Tras el ventanal el cielo azul se torna blanquecino, aunque sin nubes, ya que sería imposible que pudieran encontrar un lugar donde quedarse, porque tampoco ellas tiene ninguna posibilidad, ante este intruso que se cuela entre nosotros siempre que le viene en ganas.

Todo se mueve y se agita, la arena se levanta, las puertas vibran y las plantas tiemblan y no os voy a decir como galopan las olas del mar, furiosas y embravecidas.

Es el viento de levante, el que todo lo puede, alborotando nuestra mente y soliviantando nuestro ánimo.

Ventarrón caprichoso, que a nada ni a nadie perdonas, llegas altivo y presuntuoso, azontándonos con tu presencia, y tal como llegas te vas, poderoso viento de levante, te irás, pero sin decir adiós, solo un hasta luego.

Porque tú, siempre vuelves.

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir