Contactar

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Buscar

El lavavajillas, un invento femenino

El lavavajillas, un invento femenino

Por el 13 de febrero de 2017 en Apuntes con 4 Comentarios

El lavavajillas, un invento femenino.

Josephine Cocharne fue una estadounidense que empujada por su precaria situación económica al enviudar, agudizó su ingenio inventando esta máquina tan necesaria en todas nuestras cocinas hoy en día.

Aunque ya en 1856 se comenzó a hacer los primeros pinitos con este electrodoméstico, fue ella quien fabricó el primer lavavajillas como actualmente lo conocemos, ayudada en el montaje por el mecánico George Butters.

En 1893 en la Exposición Universal de Chicago,  fue donde lo expuso por primera vez, ganando el primer premio a la mejor construcción mecánica, duradera y adaptada a un buen ritmo de trabajo.

A partir de este momento comenzaron los pedidos para hoteles y restaurantes, interesados en el novedoso aparato, y a partir de 1897  su empresa “Garis-Cocharne” (llamada así por el apellido de su padre y el de su marido muerto, respectivamente) comenzó a prosperar.

Pero no fue hasta 1949 cuando el lavavajillas llegó a los hogares, y a pesar de que su instalación no era fácil por ser demasiado grande y necesitar mucha agua para funcionar, su expansión iba a ser incuestionable.

Espero que os parezca interesante, entre otras cosas porque los inventos de las mujeres pocas veces salen a la luz, y aunque el lavavajillas  pueda parecer un invento prosaico, creo que revolucionó al mundo, sobre todo la vida de las mujeres, que a fin de cuenta eran quienes monopolizaban el lavado de los platos.

La señora del lado izquierdo de la fotografía es ella, Josephine Cocharne.

Share on Facebook4Share on Google+4Tweet about this on Twitter

4 Comentarios

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Julia C. dice:

    No tenía ni idea de que el lavavajillas hubiera sido inventado por una mujer. ¡Bien por Josephine y su ingenio!

    Un abrazo, Pilar, y gracias por una entrada tan didáctica :)

  2. Conxita dice:

    Oh qué interesante y bien doblemente, por el invento y por su descubridora.
    Feliz fin de semana

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir