Buscar

El incendio de Doñana

El incendio de Doñana

Por el 29 de junio de 2017 en Apuntes con 2 Comentarios

El incendio de Doñana.

El fuego comenzó en algún lugar, sin previo aviso, el suelo seco comenzó a crujir y las pequeñas chispas saltaban amenazantes, dispuestas a prender todo lo que a sus pasos se cruzara.

No demasiados minutos se necesitaron para que un desafiante resplandor alumbrara el fondo del parque. El olor nos contaba que no había dudas, había un incendio en toda regla.

A muy pocos kilómetros, la gran alfombra verde del Parque Nacional de Doñana se tornaba por minutos en brasas, que incandescentes presagiaban muerte, humo y cenizas.

Ante esta perspectiva, el miedo empezó a a adueñarse de esas personas, que primero con estupor y después con desesperación comenzaron a correr, huyendo de aquellos brazos rojos y poderosos que avanzaban sin piedad, las llamas.

Una tristeza inmensa provoca pensar en tantos animales que creían vivir seguros, y que de pronto, e incomprensiblemente se vieron abocados a correr como locos, intentando escapar de ese fuego vehemente y desafiante que les perseguía.

¡Pobres! Muchos no lo consiguieron.

Al igual, que los tantos árboles, esos gigantes que murieron dignos, desafiantes y sin rendirse, ante el peor de sus enemigos, el fuego.

No sé, si la mano del hombre está directa o indirectamente detrás de este incendio, pero desde luego hay que admitir que el Parque Natural de Doñana se merece estar más y mejor protegido, ya que es una de las zonas naturales más importantes de Europa.

Hace unos días, oí a alguien decir que los incendios del verano se apagan en invierno, ojalá todos los responsables, gobierno, administración, políticos, etc… se apliquen este dicho, y hagan lo imposible para que un incendio así, no vuelva a suceder.

Y por supuesto, en último extremo, si se averigua que fue provocado, todos esperamos un castigo ejemplar, sean quienes sean los culpables.

Sabéis, ojalá hubiera sido un incendio fortuito, al menos no nos quedaría el sabor amargo de saber que esta salvajada fuera llevada a cabo por el hombre, movido como casi siempre por unos ruines intereses económicos.

 

Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on Twitter

2 Comentarios

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Marijose dice:

    Sabias tus palabras como tienes costumbre, durante muchos años pasaba mucho tiempo en el norte y jamas pude entender aquellos incendios que en hermosos parajes se enlazaban uno tras otro.
    Intereses muchos y prevenciones pocas.
    Doñana un hermoso lugar que si no has visitado, te aconsejo. Entorno de vida que fluye

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir