Entradas más populares de la semana

Buscar

Botones a la derecha o a la izquierda

Botones a la derecha o a la izquierda

Por el 14 de junio de 2016 en Apuntes con 8 Comentarios

Abrocharse los botones es un gesto que marca diferencias entre hombres y mujeres. Os habéis preguntado porqué los botones están a la derecha si la prenda es para hombre o a la izquierda si va dirigida a la mujer.

Pues bien, yo os cuento el origen de esta curiosidad:

Allá en Inglaterra, en el siglo XIX durante el reinado de la reina Victoria, los hombres y mujeres de la alta sociedad eran ayudados por sirvientes a vestirse, a los hombres le aconsejaban la vestimenta que habrían de ponerse, pero a las mujeres las vestían en su totalidad, teniendo que abrocharles los muchos botones que poseían las variadas prendas que usaban en la época.

Así, los sastres tuvieron la idea de colocar los botones en las prendas femeninas, al contrario, de como estaban hasta ese momento, es decir a la izquierda, ellos entendían que así facilitaban el trabajo de los sirvientes, haciéndolo más cómodo.

Esta nueva colocación de los botones en las prendas de vestir quedó estipulada formalmente en la Convención de Botones que tuvo lugar en aquella época, y desde entonces así sigue, a pesar de que hoy en día lo normal es que todos nos vistamos sin ayuda de nadie.

Espero que os haya resultado interesante.

 

Share on Facebook5Share on Google+0Tweet about this on Twitter

8 Comentarios

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Muy chula la entrada.
    Cierto es que es una pregunta que siempre me había hecho. Aunque, a decir verdad, se trata de una medida que me ha facilitado mucho las cosas para distinguir las prendas de chicos y chicas ahora que se lleva “lo unisex”.
    Un saludo

  2. Julia C. dice:

    En más de una ocasión mi marido y yo nos habíamos planteado el tema y ninguno tenía explicación. Ahora sé la razón, ¡qué interesante! Cuando se lo cuente me apunto un tanto jajajaja.

    Besos y gracias por compartir con nosotros esta curiosidad :)

  3. Cierto es que nunca te acostaras sin saber algo nuevo. La verdad es que nunca había reparado en este detalle, pero creo que ahora no dejaré de fijarme.

    Un saludo.

  4. Pilar: acabaas de enseñarme algo muy interesante. Pequeñas cosas, grandes retazos de historia que te tomas el trabajo de descubrir. ¿A quién no le gustan las curiosidades?
    Gracias y un beso

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir