Contactar

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Buscar

A fuerza de vivir aprendió…

A fuerza de vivir aprendió…

Por el 16 de abril de 2016 en Apuntes con 2 Comentarios

A fuerza de vivir aprendió  que muchas son las personas que pasaron por su vida, pero pocas le dejaron su huella; hoy se pregunta en cuántas dejó ella la suya.

A fuerza de vivir aprendió que aunque hablar de los demás fue siempre el deporte favorito de muchos, hay otro que lo supera con creces, hablar de uno mismo. No importa qué se diga ni a quién se le diga, lo importante es hablar, y así mientras tanto, sentirse protagonista; porque en este deporte el escuchar, no parece ser una regla básica a cumplir.

Viviendo aprendió que aunque el tiempo a veces se antoje eterno porque haya días largos y horas tediosas, la vida es muy corta; pero esto es algo que se dio cuenta, cuando ya casi había pasado.

Viviendo aprendió  que no todo lo que le convino es lo que quería, pero en más de una ocasión fue con lo que se quedó.

A fuerza de  vivir aprendió que todo lo que se consigue tiene un precio, arrastrando a menudo tras de sí, una renuncia.

Hoy, mirando hacia atrás recuerda haber elegido a sus amigos, pero el tiempo le enseñó que para el amor no existe esa opción. Él nace y se impone, no hay elección posible.

A fuerza de vivir  aprendió que a veces la vida despliega sus alas brindando realidades que jamás podrían soñarse por ser demasiado bonitas.

Aprendió que hay momentos muy buenos y ratos demasiado malos, pero los dos necesitan de ilusión y esperanza para seguir adelante.

Y ahora, cuando su pelo luce plata y los surcos se le marcan en la piel, se rinde ante la evidencia de lo que a fuerza de vivir aprendió:

No hay una escuela mejor que la vida ni una asignatura más grande y más importante que VIVIR.

 

 

Share on Facebook0Share on Google+11Tweet about this on Twitter

2 Comentarios

Trackback URL | Comentarios Feed RSS

  1. Buena reflexión Pilar, aprender a vivir y sobre todo vivir, eso es lo más importante.
    Un saludo

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir